Vivimos presos de las reacciones en las redes sociales

Las redes sociales llegaron hace unos años produciendo un gran impacto en la sociedad. Los más jóvenes eran y son los que más entienden de ellas, pero cada vez se arraigan en personas de todas las edades. He llegado a ver abuelos de 80 años como niños de 8, que sinceramente estos últimos deberían estar jugando con juguetes y no con tabletas o smartphones. Pero no vengo a hablaros de eso, que seguramente me dé para otro post. 

Lo que he podido ver desde hace unos años, con el boom de Instagram, Twitter Facebook  es que las personas ya no pueden vivir si no es con la aprobación de los demás. Se ha creado la necesidad de publicar y compartir todo lo que vemos y vivimos en las redes sociales, haciendo que nuestros perfiles sean lo primero que miramos al despertarnos y lo último antes de dormir. Y ojo, con lo que estoy escribiendo no quiere decir que yo no lo haga, quizás por mi experiencia y lo que observo es por lo que estoy tecleando esta reflexión.

Si me compro un nuevo modelito lo subo a mis redes y a ver que dice la gente, si me como una hamburguesa que estaba perfectamente presentada le hago una foto para conseguir me gustas (a lo mejor estaba asquerosa, pero ¿qué más da? era perfecta para foto). Nuestro día a día ya no sería lo mismo sin comprobar lo que dicen nuestros «amigos» en los comentarios. Y lo pongo entrecomillado porque la mayoría son muy hipócritas y te dicen «que guapa estás», pero a las espaldas te ponen de verde a amarillo. Cosa que un amigo de verdad no hará jamás. (Tampoco quiero decir que todo el que te comente sea un hipócrita, no estoy llegando a ese extremo).

redes-sociales
Las redes sociales pueden causar adicción al igual que el alcohol y las drogas.  | Imagen de: marketing directo

Ahora está de moda entre los más jóvenes el «números y puntúo» o «letras y confieso», esto consiste en dejar un mensaje privado con un número o letra a esa persona que lo pone en su tuit o historia de Instagram para que te ponga nota o diga algo que piense sobre ti. Aquí está el Reino de la hipocresía y falsedad. Nunca me he encontrado una confesión negativa y siempre cosas muy bonitas, eso sí, después las indirectas cantan a una legua.

«Uy, que le he puesto guapa y no me ha contestado», «qué fuerte le he dado a me gusta y no me lo ha devuelto», así un sin fin de comentarios. En las redes sociales están también los reyes del «te quiero», que se creen que cuantas más veces te lo digan más lo sienten, pero después en la realidad se les olvida demostrarlo con hechos. Pero ojo, que si no les devuelves esa « demostración de cariño» eres más malo que Satán.

Perdonad que os diga, pero la vida real es lo que tenéis a vuestro alrededor, no lo que tenéis entre manos llamado móvil o tableta. Aprended a valorar a la gente por su forma de ser y no por sus me gustas o fotos, la mayoría se hacen pasar por quienes no son cuando se trata de publicar contenido en sus perfiles. No queráis llamar la atención de la gente en las RR.SS. solo por ver cuantos comentarios o reacciones recibís, porque quién de verdad se preocupa quizás no está tras una pantalla, pero tú le das más valor a aquel que te dice «guapa» o «te quiero» por quedar bien, pero no aquel que te lo manifiesta con otro tipo de acciones.

Anuncios

One thought on “Vivimos presos de las reacciones en las redes sociales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s